domingo, 7 de septiembre de 2008

"Crítica de Hellboy 2: El ejército dorado"


TÍTULO ORIGINAL: Hellboy II: The Golden Army
AÑO: 2008
DIRECTOR:
Guillermo del Toro
GUIÓN: Guillermo del Toro (Cómic: Mike Mignola)
REPARTO: Ron Perlman, Selma Blair, John Hurt, Doug Jones, Jeffrey Tambor, Ladislav Beran, Luke Goss, Anna Walton

SINOPSIS: Tras la ruptura de un acuerdo milenario entre la humanidad y los poderes invisibles de un mundo fantástico, el infierno en la Tierra está cada vez más cerca. Un líder despiadado, que se maneja tanto en el mundo de los humanos como en el de las criaturas, decide traicionar a sus ancestros, y despierta a un ejército imparable de criaturas diabólicas. Ahora, en este momento de debilidad, el superhéroe más duro deberá combatir contra el imparable líder y su ejército. Es rojo, caliente e incomprendido… es Hellboy (Ron Perlman). Junto a su equipo habitual de la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal, la piroquinética Liz Sherman (Selma Blair) y el anfibio Abe Sapien (Doug Jones), y contando esta vez con el protoplásmico y místico Johann Kraus, Hellboy viajará entre los dos mundos, haciendo frente a las versiones corpóreas de los seres invocados desde el mundo de fantasía. Hellboy, que pertenece a los dos mundos, deberá elegir entre la vida que conoce y el desconocido destino que le reclama.

CRÍTICA: Tras agradar a casi todos con su peculiar visión de Hellboy en la primera parte, Guillermo del Toro llega con la secuela, aunque no debería ser así, porque esta es la verdadera Hellboy, la anterior simplemente nos introducía al personaje creado por Mike Mignola, era una precuela.

Esta segunda aventura del superhéroe rojo es como la primera pero elevada a la enésima potencia: más efectos, más armas, mas criaturas como "el angel de la Muerte" (en la imagen) y el creador de el Ejército Dorado, reparto más amplio... y unas escenas de acción realmente espectaculares.

La historia es clásica, el guión puede que sea típico, pero Del Toro envuelve todo en un halo de misticismo y poesía que hace que un blockbuster sea una película mágica y con luz propia, con una dirección sorprende y encandila al espectador.

Los escenarios son espectaculares, al igual que los efectos especiales, pero entre todo me quedo con la escena de la planta gigante, pura poesía y un enfrentamiento entre la vida y la muerte.

En cuanto al reparto poco hay que decir, ya que quedó patente en la primera película que estaban todos a la altura, con un Ron Perlman sobresaliente, aunque en esta entrega destaca el nuevo integrante del grupo, el Doctor Johann Kraus, que le enseñará a nuestro amigo rojo más de una lección de humildad. Quizás uno de los fallos de la película sea el doblaje, ya que el amigo Ave Sapiens tras su doblaje recuerda demasiado al ambiguo robot de "La Guerra de las Galaxias" C-3PO, aunque Ave no es ambiguo en este aspecto.

Solo he visto una cosa que está por debajo del espectacular conjunto final de la película es el malo de la función, ya que no tiene el carisma necesario para ser el contrapunto de nuestro héroe.

En resumen, una de las películas de acción del año y un entretenimiento maravilloso. Por cierto, si hacen una tercera parte puede ser muy interesante, incluso puede que el malo de la película tenga la misma fuerza en pantalla que nuestro Hellboy.

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Coincido en que lo mejor de la película son las extrañas criatuas y los escenarios que habitan.
En cuanto a los personajes, echo de menos al agente John Myers de la primera entrega (un humano en una agencia de seres paranormales) y creo que el príncipe no es malvado en fondo, por lo que no se podría calificar de villano clásico opuesto al protagonista.
Si quieres puedes pasarte por mi blog y leer mi reseña.

Javi Triunviro dijo...

ya, pero hellboy tampoco es bueno del todo...

mia dijo...

Me encanta la voz de Ave Sapiens, de José Mota, mi humorista preferido.
Y bueno, la crítica está bien, coincido contigo.

La ciudad que nunca duerme © 2008 Template by:
SkinCorner